MIEDO, OPORTUNIDAD Y APRENDIZAJE

Muchos de nosotros en nuestras vidas pasamos pensando sin cesar que debemos hacer, como lo vamos hacer, que queremos hacer, si lo vamos a conseguir o no, que estamos consiguiendo , que vamos consiguiendo hasta ahora , donde lo único que en verdad se reflexiona con la mente y el corazón es si en verdad esto me da miedo o no me da miedo, si voy a sentir miedo en el camino o si por lo contrario voy sin temores, pues la verdad es que las organizaciones al igual que la vida misma del ser humano esta llena de temores, el autor dice y recomienda hay que enfrentar a diario los miedos o hacer algo que nos represente miedo, cuando el ser humano desde que nace se enfrenta a su peor miedo, la muerte, es aquí donde entiendo el autor en su postura, mas no comparto el de hacer a diario algo que represente un temor, cuando desde que nos acostamos estamos enfrentando nuestros temores, como el de las deudas que representan la bancarrota, la enfermedad que represa la crisis organizacional, la muerta que representa la quiebra, el desacierto que representa la perdida de un negocio, un mala conducta y su arrepentimiento que representa un convenio o contrato interrumpido o como si fuera poco el temor al no agradar que representa la mala imagen.

Es así como una organización y sus procesos se someten a diario al juego emocional y las cargas emotivas con las cuales se levanta quien piensa, quien ejecuta , quien coordina y quien evalúa, llevando esta secuencialidad procedimental y emotiva a un ciclo de interrupción y subjetividad que busca imponerse sobre lo establecido, es decir, en la organización la carga emotiva individual, los temores individuales y grupales y las desvirtuación de cultura organizacional que hay hoy en día nos están llevando a unos procesos cuyo fin busca satisfacción y que por ende su reflejo sea el EXITO organizacional.

Pero donde queda la respuesta a la trivialidad de que es el aprendizaje para una organización y que entiende por aprendizaje el empleado; hoy en día la globalización , la tecnología y el nuevo modelo económico necesitan individuos operados por razones y no emociones o donde las organizaciones cambien a generar emociones que por que generan recordación, a mas bien razones que generen normas, conductas o referentes actitudinales, es aquí donde hay que cambiar la connotación de imaginación desde lo emocional y mas bien desarrollarla desde lo racional.

Imaginemos, creemos, desarrollemos y actuemos con racionalidad, argumento, templanza y sabiduría, donde estos criterios sean cimento de una nueva cultura organizacional que proyecte imaginación orientada a la competitividad y no a la emotividad.

ANDRES FELIPE RODRIGUEZ

FEBRERO 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: